… Pero como decimos en Galicia, con “sentidiño y cabeciña”.