Antes de comenzar con la crónica de la participación de Ramón en la VI Maratón Ciudad de Castellón me gustaría dejaros una reflexión personal sobre mi experiencia como espectador y acompañante.

Por segundo año consecutivo acudí a la Maratón Ciudad de Castellón como espectador. La experiencia del primer año (mi primer maratón en directo) me gusto mucho, ubicado en la plaza de la Farola donde confluyen los kilómetros 35 y 41 aproximadamente, vi el sufrimiento de los atletas que les queda la parte más dura y a los que ya en el último kilómetro, exprimen su cuerpo para alcanzar su meta: 2:30, 3:00, 3:30, 4:00, 4:30 horas y más…

Este año fui como acompañante de mi cuñado y seguí la prueba desde el principio en varios kilómetros, 0, 5, 9, 14, 25, 30, 35 y 42 comprobando en directo lo dura que es esta prueba. Los corredores, conocidos o no, se van transformando tal como avanza la prueba, una vez sobrepasados los 25 kilómetros comienza la maratón, algunos en el 28 otros en el 34, 38, 40, a muchos de ellos les cambia la fisonomía de su cara, su mirada comienza a fijarse exclusivamente hacia adelante, como si estuviesen viendo la línea de meta al final de una larga recta. Es realmente dura… A algunos este cambio les dura incluso hasta después de cruzar la meta, otros por el contrario, saborean los últimos metros transmitiendo toda su rabia, emoción o frustración por el reto conseguido o no, llegando algunos a realizar la recta final llorando… Se me pone el vello de punta, realmente es muy dura.

— Llorenç

Vamos con la crónica. Este año nuestro compañero Ramón volvió a preparar la Maratón Ciudad de Castellón con el ánimo de mejorar su estupenda marca del año anterior por debajo de las 3 horas. Comenzó la prueba enganchado al globo de las 3 horas transmitiendo muy buenas sensaciones con su particular forma de correr, elegante y suelta. Pero como he comentado en mi reflexión, un maratón es muy duro y en el caso de Ramón en los últimos cinco kilómetros su excelente ritmo junto al globo empezó a flaquear y como el mismo comentó —“el globo se vuelve una apisonadora”—. Terminó la maratón con un tiempo oficial espectacular 3:04:28, aunque con un sabor agridulce por no conseguir el objetivo marcado —“al final en cuatro kilómetros se va el trabajo de varios meses”— comentó al cruzar la meta. Enhorabuena campeón!

Ramón cruzando la meta en VI Maratón Ciudad de Castellón

Imagen por: Andres Nuñez – Last Race Studio

Posición Posición categoría Tiempo real Ritmo
221 62 3:04:15 4′ 22”

Nos vemos en la carretera…