Más dura, más bella… Gracias Jean-noël Huillery